Incubadora Chacracerro

Vacunación en las Aves

La prevención y el control de las enfermedades infecciosas es de gran importancia en la avicultura moderna industrial.

Los principios básicos para la prevención y el control de las enfermedades infecciosas se basan en medidas de higiene y bioseguridad. Sin embargo, estas medidas no son suficientes para la protección de la intensiva avicultura moderna contra las enfermedades infecciosas. Esto se debe principalmente a la alta concentración de poblaciones bajo un mismo techo, lo que exige una continua mejora en la prevención de enfermedades. Por otra parte, en los últimos años han aparecido nuevas enfermedades o han habido cambios en los cuadros de las enfermedades conocidas. Por tanto, deberá haber un compromiso entre la implementación de un manejo razonable, el cual incluya medidas profilácticas y terapéuticas.

La mayoría de las enfermedades infecciosas que afectan la industria avícola son comunes para un gran número de países. Su diseminación es probablemente debida al movimiento de aves a nivel mundial. La importancia de una enfermedad puede diferir de país a país y hasta entre regiones geográficas en un mismo país.

La vacunación es simplemente el proceso por el cual se exponen individuos a un antígeno de un agente causante de una enfermedad para inmunizarlo contra el mismo. Una vez alcanzado este objetivo, los individuos se benefician de su inmunidad activa mientras que su progenie podrá beneficiarse a través de inmunidad maternal, conocida también como inmunidad pasiva.

Como regla general solo deberán vacunarse aves en buen estado de salud.

 

Las vacunas y sus métodos de aplicación:

Vacunas inactivadas:

Las vacunas inactivadas consisten en una fase antigénica y un adyuvante. La fase antigénica puede contener organismos inactivados completos o parte de sus estructuras antigénicas. Por esa razón, las vacunas inactivadas se administran por inyección. Las ventajas de uso de las vacunas inactivadas son las siguientes:

  • Ocasionan menos reacciones sistémicas que las vacunas vivas
  • Inducen una inmunidad prologada, óptima y uniforme, reduciendo así la necesidad de revacunar las aves
  • Se reducen los problemas de interferencia que pueden aparecer al utilizar vacunas vivas, lo que facilita la elaboración de vacunas combinadas.
  • No existe el riesgo de diseminar agentes infecciosos ya que los mismos han sido inactivados

Administración

La mayoría de las vacunas inactivadas son utilizadas durante el período de recría de aves para postura o progenitoras. No en tanto, algunas vacunas (como las vacunas inactivadas contra la Enfermedad de Newcastle) pueden ser utilizadas en pollos de engorda a partir del primer día de edad.

Las vacunas inactivadas son administradas por inyección, para lo cual se utilizan la vía intramuscular y la vía subcutánea.

La administración por la vía intramuscular se realiza generalmente en el pecho o en la pata y a veces, como puede ser el caso en pavos, en la parte musculosa del ala.

Para la inyección en el pecho, se introduce la aguja de manera paralela a los músculos pectorales con la punta de la aguja dirigida hacia la cabeza del animal. Cuando se inyecta en la pata se debe tomar cuidado de no tocar ni el hueso ni la articulación con la aguja.

La administración por la vía subcutánea vía se realiza en el parte dorsal, caudal del cuello. Generalmente se utiliza para la administración de vacunas contra infecciones bacterianas (infecciones por E.coli, Coriza Infecciosa, Cólera Aviar, etc.). Es importante evitar dar la vacuna muy cerca de la cabeza ya que esto puede ocasionar inflamaciones y dolor a las aves.

Como regla general se deberá evitar perforar vasos sanguíneos durante el proceso de vacunación.

Para la administración de vacunas inactivadas a pollitos de un día se pueden utilizar los vacunadores automáticos que se utilizan para la vacunación contra la Enfermedad de Marek.

Vacunas vivas:

La mayoría de las vacunas pueden ser utilizadas para la vacunación en masa en avicultura. Por otra parte, existen vacunas vivas que también pueden ser aplicadas de manera individual. La técnica a utilizarse dependerá de varios factores, como lo son el tipo de vacuna, la edad y tipo de aves y aspectos de manejo y costos laborales.

Las principales técnicas de vacunación para este tipo de vacunas son:

  • La vacunación por inyección
  • La vacunación “in-ovo”
  • La vacunación por aspersión
  • La vacunación en el agua de bebida
  • La vacunación oculo-nasal
  • La vacunación en la membrana del ala
  • La vacunación por medio del folículo de la pluma
  • La vacunación oral

 

Fuente:

Asociación Española de Ciencia Avícola (wpsa-aeca)


Compártelo :